Carlos C. Ungría

Carlos C. Ungría

Menu
Pasión por el fútbol

Pasión por el fútbol

En Amdalai vivíamos aislados del mundo. No teníamos internet. Nuestro día a día pasaba por descubrir la zona, conocer familias y convivir con la gente local. Una inmersión total.

Si algo me sorprendió de aquellos días en Gambia es la pasión de los niños y los jóvenes por el fútbol. Se sabían la alineación del Madrid y del Barça mejor que yo. Y se sorprendían, claro está, cuando yo les hablaba del Real. Del Real Zaragoza, claro. Mi equipo. Desde siempre.

El caso es que al estar desconectado no seguí la final de la Supercopa de España. El partido del verano. El Madrid contra el Barcelona. Todo un acontecimiento. La gente local sí lo hizo. El bueno de Babucar —un veinteañero clave en la zona para Viatges en Ruta—, por ejemplo, se juntó con sus colegas y se desplazó a un centro social de una aldea próxima para verlo por televisión.

Terminado el encuentro, Babu volvió cabreado al campamento de Amdalai. Lo noté en su rostro nada más verle. Yo saqué mi vena periodística y le interrogué. Pregunta tras pregunta. Sin parar. Y es que me interesaba mucho saber cómo había vivido el clásico un joven de África.

Él contestó con un profundo análisis táctico del partido que me dejó descolocado. Y lo hizo con la pasión de un forofo culé dolido por presenciar la dura derrota ante el eterno rival. No me esperaba una respuesta con tanto criterio, pero cuando me dijo que su futbolista favorito era Busquets lo entendí todo. Y al mismo tiempo comprendí que sí, que es verdad. Que el fútbol desata pasiones más allá de nuestras fronteras. También en África.

0 comments

Aquí no hay comentarios por ahora.

Deja una respuesta