Carlos C. Ungría

Carlos C. Ungría

Menu
Trenes

Trenes

Enumero los trenes que he perdido durante los últimos años y no me salen las cuentas. Por excesivos. Por importantes. El de hoy a Barcelona lo he cogido. Menos mal. Uno tiene un imán para tropezar siempre con las mismas piedras, pero en ocasiones acierta. 

Esta mañana he pensado en ello mientras mostraba mi billete en Atocha. El camino que emprendo esta vez arranca en El Prat y me lleva a Banjul, Amdalai, Kafountine y otras tantas ciudades de nombre impronunciable.

«¿Por qué te vas a África? ¿Qué se te ha perdido en Gambia y Senegal?». Éstas son dos preguntas recurrentes a las que me he enfrentado durante las últimas semanas cuando hablaba de mi mes de agosto.

La respuesta corta y rápida es ¿por qué no? Y la contestación larga es que hace tiempo que los viajes los elijo con las tripas, como Andrés Rodríguez. Y es que las mejores aventuras de mi vida han surgido así, por instinto. Con valentía. Sin miedo. Cogiendo el tren sin apenas mirar. Ése al que a veces —en otros ámbitos— no acierto a subirme. Sin querer. Por miedo.

0 comments

Aquí no hay comentarios por ahora.

Deja una respuesta